jueves, 4 de agosto de 2011

Una noche de esas.

Las palabras más sinceras son las que se dicen con el corazón. El corazón habla casi siempre cuando está herido. Las heridas del corazón cuando se traducen en palabras son sinceras. Lo sincero sale cuando las lágrimas caen. Cuando las lágrimas caen el piso se moja. Si el piso se moja con lágrimas, es porque un corazón herido se ha sincerado.

Suena mal, suena pésimo, no rima... pero es sincero.Siempre me he preguntado y siempre me preguntaré el por qué del actuar del destino. Siempre he renegado y renegaré de... por qué otras cosas que pasan me parecen importantes... y llego a pensar que el jodido mundo se acaba. Cuando en realidad no lo son. Cuando en realidad hay cosas más importantes. 

Me está picando la mano derecha, y aunque necesito plata, no dejaré de escribir.

De chiquita me decían que cuando la mano derecha te pica es porque vas a recibir dinero y la tienes que hacer puño al instante sino lo pierdes. Soy supersticiosísima pero no sé por qué ahora no me importa eso. No, miento, sí lo sé. Estoy... no sé, estoy dolida, resentida con la vida. Estoy dispuesta a convertirme en la abogada de la justicia para incriminar a la vida y hacerla responsable de todas las penurias del mundo. Yo... yo no entiendo.

Lo que sí me queda claro, es que la gente buena es la que más sufre.

Y no lo digo por mí, no sé si soy buena o no. Eso que lo juzguen mis conocidos... a lo que voy es... Dios. Dios por qué esto. Yo sé, entiendo, que probablemente Dios no lea esto. Y sé que no faltarán los estúpidos que se pregunten por qué escribo esto, que "a quién le importa", pero déjenme decirles sinceramente que... no me importa eso. Hay cosas más importantes. Mi familia es importante, joder, es lo más importante. Nada de novios, nada de rupturas, amigos que me ignoran, mariconadas con todos. Esos tragos amargos no son nada. No dejaré de cuestionarme por qué pasan las cosas. 

Argh. Dios, dame fuerzas para lo que pides y pide lo que quieras.

Leí esa frase en un subnick en el msn, y siempre que estoy jodida la recuerdo. Gracias José (dueño de la frase), al menos, tengo unas palabras de autoaliento -si es que eso existe- pero es que... joder!! lo he perdido todo, el aliento, digo. Nos preocupamos por cosas que no importan, que en realidad no importan o que importan muy poco como para preocuparnos. Mis días... he desperdiciado muchos días. Muchos. Cosas impensables, jamás me arrepiento, pero qué bonito sería no tener que pensar en ellas. Bonito sería si nunca hubiesen existido. 

Ay vida, esto ha sido un golpe bajo, perra y cuando salgamos de esta, será en tu cara.

Ay... tampoco puedo dormir.

4 comentarios:

Victor Falconí™ dijo...

Yo también me siento así como vacío y sin ganas de nada, como si mi vida no tuviera sentido, pero yo no tango ninguna frase de auto-aliento. Sé como se siente (creo...). Saludos y yo tampoco puedo dormir y son la 1:44 am.

Aaro dijo...

Like

Aaron =) dijo...

Like ;)

El Escritor dijo...

El corazón habla casi siempre cuando está herido..
Cuán mudo es sino.