sábado, 8 de octubre de 2011

No llores.

Creo que la vida no es más que una flor. Una flor que va deshojándose conforme al tiempo que pasa. En cada pétalo se va una parte del alma, una pizca del ser. Pero a cambio tenemos la luz. La luz que al final de nuestros días recompensará los sacrificios. Será la certeza de que lo que hicimos estuvo mal o estuvo bien. Será la seguridad, será la paz, será la calma. 

¿Nos arrepentiremos de deshojar la flor?

Siempre he discrepado con la gente que se arrepiente de las cosas que hace. Son tontas. Olvidan que si lo hicieron fue porque en algún momento de sus vidas lo anhelaban. Lo anhelaban tanto al extremo de superar algún conflicto mental y decidirse a hacerlo. Y después de eso, ¿por qué arrepentirse luego? Si fue su voluntad. El hombre no debería estar en la Tierra para hacer felices a los demás tan sólo, debe pensar en sí y el cumplir su voluntad debe ser fundamental. 

Debe ser sagrado.

Aprendamos de nuestros errores, no vivamos del pasado. Apliquemos lo aprendido para las nuevas vivencias. No lloremos lo que dejamos atrás, no lloremos las caídas. Limpiémonos la sangre de las rodillas, la tierra y el polvo de nuestras manos. Lavemos la herida. Dejemos que cicatrice. Caminemos aunque duela y continuemos. Continuemos hasta que ya no se sienta nada, hasta que todo haya quedado olvidado. Perdonemos. Perdonemos pero jamás olvidemos el por qué caímos. 

Y estemos atentos, para no volver a caer.

Identifiquemos las piedras del camino. Las piedras y los rocones. Maldito sea todo aquello que nos quiere lastimar. No lloremos por siempre. La flor de la vida es hermosa y tiene un ciclo. El ciclo es constante y se alimenta de nuestros actos. Ninguna flor es igual a otra, todas son especiales y cada una tiene una lectura diferente de lo que es la vida. Tratemos nuestra vida con cariño. Tratémonos con cariño.




4 comentarios:

Victor Falconí™ dijo...

A veces recuerdo cosas que hice en el pasado y vuelvo a sentir todas esas emociones negativas, como si ese momento estuviera ocurriendo ahora mismo. Pero no debe ser así. El pasado ya quedó atrás, aunque debo recordarlo y tenerlo en cuenta, no significa que se convierta en un obstáculo para vivir el presente. Saludos =).

Erika Zeballos dijo...

Eso es verdad!! hay que vivir pensando así.

Arita dijo...

Grande, Eri (:

Carlos Velasco dijo...

Considero que la vida no debe medirse por el tiempo si no, por el tiempo que gozamos en ella :o) .
Por cierto... Tu primer titulo me encanto! xd